12 septiembre 2011

Jornada de limpieza en el río Camesa. 10 septiembre 2011.


Después de más de dos años insistiendo por fín nos concedieron el permiso para limpiar el río. 

Previamente solicitamos que el tramo urbano fuera calificado de pesca sin muerte. Así hemos podido tramitar este permiso para mejorar la seguridad en el mismo, lo que redundará en evitar inundaciones y de forma diferida en mejorar la biodiversidad y por ende la pesca.

Al final sólo asistimos un puñado de personas a la convocatoria, aunque había más apuntadas... Algunos de los voluntarios más activos no estaban ese día en el pueblo o estaban trabajando.
Pero no importa. En vez de dos grupos hicimos uno y nos dedicamos a limpiar un tramo detrás de la estación de RENFE.
Logramos quitar cuatro de las innumerables presas que hay dispersas por todo el curso y que llenan de un lodo putrefacto por el estancamiento orillas y remansos. Allí apenas crece nada. Un cangrejillo despistado, atrapado entre la maleza y un ratón asustado navegando en una rama liberada.

Gracias a los participantes: Sergio (que además hizo parte del reportaje fotográfico),  Luis y Octavio que se enfangaron hasta la cintura alternando la motosierra y el acarreo de troncos con los vadeadores, Angel que también sudó los suyo con la motosierra y se caló entero, a Nacho (de la asociación Cambera) que se acercó a ayudarnos desde Torrelavega, a Tatiana que hizo lo que pudo con manos y rastrillo,  a Chuchi (de Santa Olalla) por prestarnos dos "pedazo" de máquinas que nos facilitaron enormemente el trabajo, a los que nos animaron por la calle y a los pinchitos de tortilla que nos prepararon en el Gurugú y que nos dieron la vida a media mañana.

Nos reímos, nos mojamos, nos pinchamos,  y quitamos un montón de leña y alguna que otra basurilla que andaba por ahí enredada...

Esperamos poder continuar con la faena otro día. A ver si nos lo permiten, porque bien organizados hemos hecho bastante. Y si se apuntan más será mejor.

Ahora habrá que dar cuenta de la leña sacada que amontonamos en la orilla y que tendrá que recogerse antes de las crecidas.


09 septiembre 2011

Los pozos del río Camesa. Por Jose Mª "El Rizoso"





















Homenaje a D. Jose María Ruiz, el Rizoso, fallecido hace unos días...
Comentaba que la salud no le dejaba participar en todo lo que quería, pero que ésta era una contribución a la labor que entre todos queríamos hacer en el río



"Recuerdo de zonas o pozos que frecuentábamos en nuestra juventud, donde practicábamos ejercicicos para aprender a nadar en nuestro querido Río Camesa."



Pozo nº 1. El Calero. Este nombre se le dió porque al otro lado de la carrtera había un horno de cal, y de ahí se le bautizó con dicho nombre. Este pozo está cerca de las bombas de agua que abastecen al pueblo. este pozo era pequeño y como tenía poco agua para nosotros era bueno pues nos bañábamos como nuestras madres nos trajeron al mundo, porque no teníamos bañadores.














Pozo nº 2. Presa de Alfa. Aquí nos agarrábamos al borde de la presa y con los pies dando chapuzones, que apenas nos manteníamos flotando en el agua. También se disfrutaba de una chopera y con un verde estupendo, donde las señoras pasaban la tarde con los niños y remendaban los calcetines.
Pues cuando se quemó Santander el día 15 de febrero de 1941 con el vendabal del sur, parte de los chopos, que como dice el cantar, el árbol más corpulento con su copa pega en tierra, tejas y chimeneas, también se ahogó un señor que llamábamos "pirulisero", porque en su casa hacía caramelos.









Pozo nº 3.
Río abajo, pozo de La Herrada. Este es como un ocho, una zona de poca agua y la otra mayor y más profunda. Aquí ya nos defendíamos un poco mejor, ya nos manteníamos en el agua. Este pozo está por debajo de las cintas de piedra de la fábrica.
Pozo nº 4. Río abajo, a unos 300 m., estaba el pozo grande. Aquí se bañaban los mayores, que sabían nadar bien. en este pozo, por la fiesta de El Carmen, se hacía la cucaña y el baile en un pequeño prado, entre el río y las vías. entonces el pueblo era pequeño en casas, hoy es pequeño en habitantes.

















Pozo nº 5. El Cañal.
Este pozo, parecido al de La Herrada, con una zona con poca profundidad y otra mayor y más profunda. Aquí nos defendíamos bastante bien. Aquí nos bañábamos después de jugar al balón en los prados, donde jugaban al futbol los mayores con los equipos de fuera, ya que aquí había un campeonato con equipos de Aguilar, Barruelo, Cervera, Guardo...Este pozo está enfrente de la estación de Renfe.

Pozo nº 6. Los Olmos. Este pozo se usaba poco porque se decía que era sumidero. Se le dió el nombre de pozo Los Olmos ya que estaba redeado de árboles por las dos orillas.








Pozo nº 7. La Barca.
Como nos cojía lejos del pueblo apenas se hacía uso de él. Aquí se bañaban los que vivían en Unquinesa, porque esaba más a mano para ellos.

Pozo nº 8. Río arriba, el pozo de el Bao. Este pozo tenía una zona pequeña y otra más profunda. Cuando llegamos a bañarnos ya nos defendíamos bien y con tranquilidad. Hoy, aunque poco, se hace uso de él, aunque la piscina le ha dado descanso. Este pozo estaba el más limpio de la Plaza, o sea todo el río en general, ya que en este río se han pescado muchas truchas y cangrejos.

Pozo nº 9. A unos 200m, río arriba estaba el pozo de Las Mozas, que decíamos, y como no conocíamos bañadores se bañaban con lo que podían, y nosotros, los chavales, nos escondíamos entre los matorrales para ver cómo se bañaban.


08 septiembre 2011

Nuevas líneas de actuación del Consejero de Medio Ambiente

Esto se ha publicado en la web del gobierno de Cantabria.
Muchos de los asuntos afectan a las actividades que estamos desarrollando en torno al río, calidad y abastecimiento de agua y a la Agenda 21 Local, así como a los espacios naturales protegidos.
Esperemos que se traduzcan en propuestas concretas y su financiación correspondiente, para seguir cuidando y mejorando el entorno en el que vivimos y nuestra calidad de vida.

http://www.cantabria.es/web/comunicados/detalle/-/journal_content/56_INSTANCE_DETALLE/16413/1359196