Situación Actual

Los vecinos de Valdeolea consideran al río Camesa un recurso de gran valor para el territorio, por su vertebración del municipio, por su riqueza natural, por los parajes que aporta, por la historia que alberga… Y su protección y conservación, a la par que un mayor conocimiento del mismo, son en este momento una de sus prioridades.

A pesar de la protección que significa la figura LIC para el río Camesa, se han detectado algunos problemas de conservación que han afectado a diversos tramos del cauce y que pueden ser causa de riesgo para las especies que alberga.

Estos problemas son preocupación para muchos, como ha recogido el Foro Ciudadano para la conservación del río Camesa en el marco de los procesos de desarrollo local ligados a los recursos naturales, donde se señalaron algunas acciones como dañinas para la conservación del ecosistema fluvial.

Algunos de estos impactos son:

· Depósito de residuos ganaderos en fincas próximas a las riberas, que pueden ser arrastrados por pluviales hasta el cauce.

· Arrastre de áridos procedentes de pistas de concentración parcelaria.

· Falta de limpieza de maleza muerta o troncos caídos que represan algunos tramos y provocan colmatación en unos e inundaciones en otros.

· Costumbre de los pescadores de clavar trozos de salcera en las orillas para sujetar las cañas, abandonándolos después, y provocando “plantaciones” accidentales que saturan el acceso al cauce.

· Acceso concentrado del ganado en puntos determinados que provocan alteraciones graves en orillas y cauce.

· Depósito de restos de obras y construcciones en el cauce, a menudo por arrastre tras su abandono en zonas próximas.

· Emisión de aguas residuales directamente al cauce.

· Limpieza de cisternas de purines en el río.

· Pesca furtiva de cangrejo autóctono, que ha eliminado casi por completo la población de algunos arroyos donde todavía subsistía.

· Utilización de lejía para la pesca de la trucha.

Estas actuaciones provocan alteraciones en la vegetación de las riberas, colmatación de algunos tramos, represas, depósitos orgánicos en el fondo, disminución del oxígeno disuelto imprescindible para la vida acuática, etc.

Esto se refleja en la calidad del agua, afectando su equilibrio físico- químico, aminorando la velocidad y caudal del cauce, disminuyendo su oxigenación, provocando alteraciones en el desarrollo normal de las poblaciones piscícolas y haciendo más frágiles y vulnerables los ecosistemas de los distintos tramos del río.

Un ejemplo de las consecuencias de estos cambios es la disminución de la población de trucha común, en un río tradicionalmente rico en esta especie. La disminución del caudal y la colmatación de algunos tramos interrumpen el flujo de agua y alevines, durante el verano, que mueren antes de completar su desarrollo.

Por todo ello el Ayuntamiento de Valdeolea, se ha propuesto impulsar todas aquellas acciones que contribuyan a:

· La difusión de la biodiversidad del río

· La devolución de las riberas a un estado óptimo de conservación

· La recuperación de la población de trucha común

· La difusión de buenas prácticas agropecuarias relacionadas con el río

· La formación sobre usos del río para la pesca o turísticos.

Para ello buscará el apoyo de las instituciones competentes como son la Dirección General de Biodiversidad y los permisos oportunos para actuar en la limpieza de las riberas solicitados a Confederación del Duero.